​​​​​​​​​​​​



MEDICINA ANTIAGING

O ANTIENVEJECIMIENTO

El antiaging, esta nueva medicina lo que pretende es retrasar nuestro reloj biológico.

Esto que, durante milenios, fue para la humanidad una utopía hoy en día es casi una realidad, de hecho los niños que nazcan este año posiblemente vivirán 100 años y, no sólo eso, sino que llegarán a esa edad sanos. Esta es la idea del antiaging (anti-edad) mantener la salud y las facultades físicas y psíquicas optimas el mayor tiempo posible.

La edad biológica (la que realmente tenemos) a veces no se corresponde con la edad cronológica (la que aparece en nuestra cédula) por eso, en ocasiones, nos encontramos con personas de 40 años que parecen tener 20 y con otras de la misma edad que aparentan 50 y no se trata, solamente, de su aspecto físico sino de los temidos "achaques". Suele atribuirse a los genes pero en realidad, estos, sólo representan el 25% de la longevidad, el 75% restante se debe a causas externas.

El envejecimiento biológico está ligado a procesos de oxidación a nivel molecular originados por la producción de radicales libres que son átomos o moléculas inestables, altamente reactivos que atacan los enlaces de proteínas de los tejidos, los fosfolípidos poliinsaturados de las membranas celulares, los carbohidratos, y los ácidos nucleicos de las células. Al actuar, activan una reacción en cadena que podría incluso llevar a la muerte celular. La adopción de una serie de hábitos de vida que minimicen la producción de estos radicales libres y su neutralización mediante tratamientos dietéticos y/o farmacológicos (los denominados antioxidantes) prevendrán y paliarán los daños producidos en nuestro organismo por esta excesiva oxidación tanto a nivel celular como a nivel molecular, en proteínas, lípidos y ADN. Y en esto se basa, fundamentalmente, la medicina antiaging: contrarrestar, con una detección precoz, el envejecimiento celular, para poder prevenir y corregir enfermedades. La medicina antienvejecimiento consigue frenar este deterioro vital con tratamientos que disminuyen la producción de radicales libres.

Más fuerza muscular y más resistencia, menos grasa corporal, mejor vida sexual, una piel hidratada, suave, más elástica, una mayor resistencia a las enfermedades al mejorar el sistema inmunológico, más memoria, una sensación de bienestar físico y psíquico... esto es sólo el comienzo de quien se somete a un tratamiento  Anti Aging

Hoy la principal preocupación de la Medicina Anti Aging es la de PREVENIR



TERAPIAS ANTI AGING O ANTIENVEJECIMIENTO:

  • Rejuvenecimientos faciales y corporales con plasma rico en plaquetas o Factores de crecimiento

 Los factores de crecimiento  son pequeños fragmentos proteicos biológicamente activos que pertenecen al grupo de las citoquinas. Aunque   son producidos y segregados por todas las células del organismo como respuesta a un  estímulo específico, se encuentran en mayor proporción es en las plaquetas, en los macrófagos y entre las proteínas plasmáticas. Cuando estas sustancias (citoquinas) se unen a los receptores de la membrana celular, la célula se activa o inhibe en sus funciones. Hasta el momento conocemos la existencia de diversos factores de crecimiento. Así estos regulan la remodelación de la piel y, por tanto, juegan un papel de gran importancia en el aspecto de la misma. Estos disminuyen con la edad  y pierden su actividad de ahí la importancia de suministrarlos en forma artificial para mantener la firmeza, tersura y lozanía de la piel.  Es un procedimiento simple donde se extrae sangre del propio  paciente. es procesada para obtener los factores de crecimiento y luego mediante una técnica de micropunciones son inyectadas en la piel del paciente. Este procedimiento produce un rejuvenecimiento facial biológico y puede corregir la flacidez cutanea, se le puede combinar con otros procedimientos como BOTOX®,  Rellenos con ácido hialurónico y Láser



  • Antioxidantes (Vitamina C ) a megadosis por vía intravenosa

  • Ozonoterapia

  • Quelaciones ​

                                                                                                                   

Nuestra prebenda: “Voy al médico para mantenerme sano…” ​